Bienvenido, Invitado
Recordarme

Nivel principal

Ahora estás en El Refugio!
  • • Si buscas la red social Salón por favor selecciona Salón en el menú de nivel superior.
  • • Si busca la plataforma de alojamiento de video AABN por favor seleccione AABN en el menú de nivel superior.
Este es el nivel principal del Refugio GranjaNubeBlanca para los 144.000. ¡Sólo los huéspedes registrados tendrán acceso para utilizar las instalaciones del Refugio, como por ejemplo el restaurante! Por favor, regístrese en la mesa de registro del vestíbulo.
Temas
Respuestas
Latest post
Total de usuarios conectados: 2 Miembros y 109 Invitados Conectado
Jemima Prieser, Robert
Leyenda: Administrador del Sitio, Moderador Global, Moderador, Sancionado, Usuario, Invitado
  • Total de Mensajes: 17013 | Total de Temas : 1134
  • Total de Secciones: 3 | Total de Categorías : 18
  • Abiertos hoy: 0 | Abiertos ayer : 0
  • Total de Respuestas de Hoy: 0 | Total de Respuestas de Ayer : 1
Tiempo de carga de la página: 0.100 segundos
Gracias a Foro Kunena

Sigue al Cordero por dondequiera que va...

Mantente informado

Mantente informado

Lo seguimos al monte del sacrificio

¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo...” (de Lucas 2:10)
Estudia Su voz

Estudia Su voz

Lo seguimos observando los cielos

¡Estudia como nosotros! Aprende cómo Dios nos preparó para servir durante 10 años en malos tiempos, comprando incluso tiempo para ti del Tiempo mismo. “Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber ... lo que ha de acontecer en los postreros días.” (de Daniel 2:28)
Únete al equipo de rescate

Únete al equipo de rescate

Lo seguiremos al mar de vidrio

¡Sal de las iglesias apóstatas y súmate a nuestro movimiento! Él dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” (Juan 10:27-28)