Reglas

Estatutos de membresía de la Sociedad de los Adventistas del Gran Sábado

1. El bautismo

Una de las m√°s fundamentales e importantes confesiones de fe es el bautismo por inmersi√≥n en agua. Es una demostraci√≥n p√ļblica de la fe en Jesucristo como nuestro Salvador a trav√©s de la sustituci√≥n de Su muerte y vida por la nuestra, y las palabras de Pablo dan una imagen m√°s clara de lo que significa:

Porque somos sepultados juntamente con √©l [Jes√ļs] para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucit√≥ de los muertos por la gloria del Padre, as√≠ tambi√©n nosotros andemos en vida nueva. (Romanos 6:4)


El significado del bautismo es naturalmente mayor para el Adventista del Gran S√°bado que para otros cristianos que practican el bautismo por inmersi√≥n, ya que entendemos la centralidad de Alnitak, el que fue Herido, en el mensaje de Ori√≥n. Sin embargo, el bautismo en s√≠ no es diferente, y habiendo sido bautizado una vez por inmersi√≥n como una confesi√≥n p√ļblica de fe en Jesucristo, es suficiente para satisfacer el requisito del bautismo para ser miembro de la Sociedad de los Adventistas del Gran S√°bado. Sin embargo, aquellos que han sido "bautizados" de cualquier otra forma, necesitar√≠an ser bautizados de nuevo de acuerdo con el modelo b√≠blico de inmersi√≥n.

2. Estructura organizativa

La Sociedad de los Adventistas del Gran Sábado se rige por las leyes del cielo y, por lo tanto, está organizada de tal manera que evita que las leyes del estado interfieran con el fiel cumplimiento de nuestro deber y obligación hacia Dios. Por consiguiente, esta sociedad no es una organización sin fines de lucro reconocida por el estado, aunque en la práctica, de hecho no es con fines de lucro, pero para obtener el reconocimiento del estado, la organización tendría que someterse, entre otras cosas, a los principios de igualdad y no discriminación definidos por el estado. Dios sabía los peligros de concesiones que tendríamos que enfrentar, y dio sabia instrucción desde el principio para dejar el camino claro:

No recibir√°s presente; porque el presente ciega a los que ven, y pervierte las palabras de los justos. (√Čxodo 23:8 )


El regalo del estado es reducir la carga de impuestos para contribuyentes y organizaciones, si la organizaci√≥n se atiene a los principios estatales de tolerancia y no discriminaci√≥n (entre otros), que son contrarios a la Ley de Dios. Para que las palabras de los justos no sean pervertidas como hemos visto suceder en la Iglesia Adventista del S√©ptimo D√≠a y en cualquier otra organizaci√≥n religiosa que haya recibido este regalo tentador del estado, la Sociedad de los Adventistas del Gran S√°bado y sus miembros deben trabajar en un nivel superior. Los diezmos y las ofrendas dados a esta organizaci√≥n no son deducibles de impuestos, pero son usados fielmente para difundir el mensaje del Se√Īor para este tiempo de la manera que sea apropiada, y para suplir las necesidades b√°sicas del ministerio.

3. Los diezmos

Se espera que los miembros de la Sociedad de los Adventistas del Gran S√°bado, despu√©s de haber aceptado nuestra alta vocaci√≥n, sean fieles en todas las cosas, y eso incluye la devoluci√≥n del diezmo, o el 10% de los ingresos que Dios ha dado, antes de que se paguen los impuestos o los gastos necesarios. Esa porci√≥n es santa, y Dios le pide al individuo que se la devuelva a √Čl como un reconocimiento tangible de Su posesi√≥n de todo. Por lo tanto, como mayordomos fieles de los recursos de Dios, devolver el diezmo es un requisito para ser miembro de la Sociedad de los Adventistas del Gran S√°bado.

Las iglesias se han corrompido con el estado, descendiendo a la apostasía y el terrible mal uso de los diezmos que se les dan, incluso utilizándolos para lo que claramente no es la obra de Dios. Por lo tanto, los diezmos dados a través de esos canales corruptos no son devueltos a Dios, sino a los siervos corruptos de Babilonia.

Debido a que no hay otra organizaci√≥n que est√© entregando fielmente el √ļltimo mensaje de Dios al mundo, que √Čl ha dado como un arca de seguridad para salvar vidas de la tierra, se deduce que la Sociedad de los Adventistas del Gran S√°bado es el √ļnico alfol√≠ que queda que Dios puede reclamar como Suyo. Como lo fue en los d√≠as de los primeros ap√≥stoles, as√≠ es ahora. Aunque la iglesia era peque√Īa y joven, era el cuerpo elegido de Dios, separado de la gran mayor√≠a infiel, que hab√≠a rechazado a su Se√Īor.

El diezmo es la parte sagrada de los ingresos, y es tratado como tal por los líderes del ministerio. Es usado para apoyar un trabajo sagrado, y la fidelidad requiere que no sea destinado para propósitos comunes. Aunque una persona puede devolver el diezmo y más tarde alejarse de la verdad, y lamentar haber apoyado la causa, la Sociedad debe permanecer fiel a Dios, incluso con los diezmos de los que ya no son miembros. Independientemente del canal a través del cual se envía el dinero al ministerio, los diezmos y las ofrendas, una vez otorgadas, ya no pertenecen al dador, y las solicitudes de "reembolsos" de este dinero no serán aceptadas.

4. Afiliaciones religiosas

Para convertirse en miembro de la Sociedad de los Adventistas del Gran S√°bado, es necesario renunciar primero a cualquier otra membres√≠a en el sistema de iglesias de Babilonia y organizaciones exentas de impuestos. La fe de los 144.000 debe ser pura e inmaculada de las falsas ense√Īanzas y pr√°cticas comunes en tales organizaciones. Los miembros deben estar dispuestos a testificar por su fe, no s√≥lo en su conversaci√≥n con otros, sino tambi√©n para que todos puedan ver en sus fotos de perfil en las redes sociales con el sello estelar que representa su fe sin sentir verg√ľenza en el mensaje de Ori√≥n.

5. Membresía del foro

El acceso al foro de estudio privado es un privilegio que tiene su propio conjunto de responsabilidades m√°s all√° de las del alumno creyente. Los materiales en el foro est√°n restringidos a aquellos que han demostrado su voluntad de seguir a su Se√Īor en la m√°s alta confesi√≥n de autosacrificio, y han ordenado sus vidas de acuerdo con la vocaci√≥n de los 144.000. Uno de los doce secretarios regionales debe verificar de buena fe que el candidato ha realizado todos los cambios en su estilo de vida que sean necesarios para testificar que nada es tan importante para ellos que no ser√≠a rendido si su Se√Īor lo exigiera. Una vez que se cumplen estos requisitos, el candidato puede registrarse para ingresar a la comunidad del foro y/o recibir los estudios privados de los ap√©ndices A y B y El misterio de la Santa Ciudad.

Si bien la fiel devoluci√≥n del diezmo a la Sociedad es uno de los requisitos b√°sicos para la membres√≠a, debe entenderse que esta es una decisi√≥n de libre albedr√≠o y no es un pago por ning√ļn servicio o beneficio. Aunque una persona pueda devolver fielmente su diezmo, eso no comprar√° acceso al foro ni a los estudios privados, aparte de la conformidad con el estilo de vida que es requerido.
Tiempo de carga de la p√°gina: 0.053 segundos